Falsas pimientas Vuelta

"Pimienta" de Jamaica

Caliente en nariz, especiada, con un componente dominante de eugenol que recuerda al clavo de olor, a la nuez moscada recién rallada y con notas empireumáticas de enebro o de bayas de Tasmania, con un toque sutil de canela con una pizca de pimienta; posee asimismo notas frescas con olor a limón y mentoladas que evocan a las hojas de eucaliptus.
  • 5,70 € IVA incluido

    Caja de 60g (2.12 oz) Precio por kilogramo : 95,00 €

Botánica : Pimenta dioica
Origen : México
Ingredientes : 100% "Pimienta" de Jamaica
Conservación : Consérvese en lugar fresco, seco y protegido de la luz
Escala Le Comptoir des Poivres (?) : 5-6
Ref : PLM01_P

"Pimienta" de Jamaica
Pimenta dioica

Esta especia llamada corriente e impropiamente « Pimienta » de Jamaica o « guindilla» de Jamaica, no pertenece a ninguna de estas dos familias. Es más correcto llamarla, tal y como hacen los ingleses, « allspices » o « multi-especias », ya que su olor evoca a las cuatro especias principales. También recibe el nombre de madera de India, pimienta o guindilla de México o Amomi.


Este árbol originario de América tropical, en la región de las Antillas, pertenece a la familia botánica de las mirtáceas. Se cultiva sobre todo en Jamaica y en las zonas tropicales de América, Guatemala, Honduras y México.

Este gran árbol llamado asimismo Pimenta Dioica, puede alcanzar diez metros de alto y producir frutos hasta los 100 años, y en el brotan bonitas flores blancas entre junio y agosto que se transforman en bayas redondas, grandes como un guisante y que se tornan rojas cuando maduran. Al igual que la pimienta, las bayas se recogen antes de su maduración y se secan al sol lo cual les da un elegante color marrón.

Se ha intentado plantar sin éxito fuera de su zona de origen. Los ingleses lo intentaron en India y la experiencia fracasó también en Sri Lanka, Malasia y Australia.

Encontramos este árbol en estado salvaje en las Antillas, en América central y en la parte septentrional de América del Sur.

Esta especia llegó por primera vez a Europa gracias a Cristóbal Colón y se bautizó impropiamente como pimienta de Jamaica, por puro desconocimiento, pero también por razones lucrativas ya que adquirió la reputación de « especie cara » vendiéndose a precio de oro.

Los mayas la utilizaban para embalsamar a sus muertos. Actualmente, se utiliza mucho en la cocina de las Antillas, en pescados y en sus deliciosas morcillitas.

La « pimienta »de Jamaica se utiliza en pastelería para preparar algunos bizcochos, forma parte de la composición del kétchup (invención china muy antigua y que puede ser de gran calidad, cuando no se trata del producto americano industrializado y saturado de azúcares y aromas artificiales que todos conocemos por desgracia) así como en la composición de los licores Bénédictine y Chartreuse.

Esta magnífica especia es poco conocida en nuestras latitudes y es una pena ya que es muy rica en sabores.
Puede utilizarse en sopas y estofados, terrinas y adobos; casa bien con algunos pescados como sardinas, anchoas, caballas, y en particular con arenques. Es perfecta con carnes como palomos, pintadas y cordero. Aconsejamos encarecidamente utilizarlo con cocidos, guisos de carne o estofados. Casa armoniosamente con macedonias de frutas frescas: melón, piña, fresas, higos, etc...

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

"Pimienta" de Jamaica

"Pimienta" de Jamaica

Caliente en nariz, especiada, con un componente dominante de eugenol que recuerda al clavo de olor, a la nuez moscada recién rallada y con notas empireumáticas de enebro o de bayas de Tasmania, con un toque sutil de canela con una pizca de pimienta; posee asimismo notas frescas con olor a limón y mentoladas que evocan a las hojas de eucaliptus.